Apóyanos

Conviértase en nuestro suscriptor y lea los artículos que desee

Apóyanos
Apoyar

“Occidente bajó la guardia y tardó en reconocer la aparición de un nuevo dictador revanchista en Rusia”: Una entrevista con Geoffrey van Orden

2024-06-07
Tiempo de lectura: 5 min
Geoffrey van Orden es un exgeneral de brigada del ejército británico que posteriormente pasó 20 años como diputado al Parlamento Europeo. Fue el último líder de los Conservadores británicos en el Parlamento, desempeñó un papel decisivo en la creación del grupo político de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y fue portavoz de Defensa y Asuntos Exteriores. Actualmente es vicepresidente de New Direction - the Foundation for European Reform, y Distinguished Fellow del Gold Institute for International Strategy, con sede en Washington.

 

Álvaro Peñas: El Reino Unido, a diferencia de otros países, se ha comprometido con la defensa de Ucrania desde el principio y no ha vacilado en su apoyo. ¿Cuáles son las razones de la postura del Reino Unido?

Geoffrey van Orden: Ucrania es el bastión exterior de las defensas del Reino Unido. Hasta la era del poder aéreo, el Reino Unido podía confiar en la Royal Navy para garantizar su seguridad. Está claro que en la era de los misiles ya no es así. Un tema constante de la política exterior británica era impedir el dominio del continente europeo por una sola potencia abrumadora que pudiera representar una amenaza. Esto se consiguió mediante un sistema de alianzas para restablecer el equilibrio. Tras la derrota de Francia en 1815 y de Alemania en 1945, la Unión Soviética y el comunismo representaban una amenaza. El poder y la solidaridad de la OTAN, la alianza transatlántica que unía a las democracias de Europa y Norteamérica, la disuadieron. Tras el colapso del comunismo, Occidente bajó la guardia en busca de un dividendo de paz, pero afortunadamente la OTAN permaneció intacta y creció en número, aunque tardó en reconocer la aparición de un nuevo dictador revanchista en Rusia. La toma de Crimea en 2014 fue un shock. Aunque a menudo se ignoran las lecciones de la historia, somos muy conscientes del fracaso del apaciguamiento frente a la agresión. Cuando Rusia lanzó su invasión total de Ucrania en 2022, estábamos decididos a dar a Ucrania todo el apoyo posible, sin llegar a la guerra, y demostrar que la agresión no compensa. Esperábamos que nuestro liderazgo animara a otros. Al Reino Unido y a Occidente les interesa que Ucrania no sea derrotada.

¿Cómo es posible que haya tantos políticos europeos incapaces de entender que una nación que invade un país europeo y amenaza con utilizar armas nucleares contra Europa es un enemigo?

Occidente se ha ablandado. Tenemos generaciones de personas que sólo han conocido la paz y la prosperidad, y no desean hacer nada para alterar esta situación, imaginando que el resto del mundo tiene una opinión similar. Al mismo tiempo, muchas cabezas se han llenado de opiniones negativas sobre nuestras democracias, nuestra historia, nuestras tradiciones e instituciones. En muchos países de Europa continental sigue habiendo partidos y políticos marxistas con una simpatía innata por Moscú y sus ambiciones. Históricamente, la relación entre países como Alemania, Francia y otros con Rusia ha sido ambivalente por razones estratégicas, políticas y económicas.

Usted afirma que nuestro talón de Aquiles proviene de la desmoralización de las naciones, un fenómeno alentado por Rusia y sus aliados, y alimentado desde dentro por la izquierda radical. ¿Cómo se puede hacer frente a esta desmoralización?

Debemos ser más enérgicos y activos a la hora de fomentar el orgullo por nuestros países y combatir la subversión. Esto debe comenzar en nuestras escuelas y universidades. Además, hay que educar mejor a los jóvenes en el manejo de las redes sociales y en la aplicación del sentido común; hay buenas razones para prohibir los teléfonos inteligentes en las escuelas. En muchos países occidentales también hay una creciente población musulmana que es vulnerable a la radicalización, sobre todo a través de madrasas y predicadores extremistas. Deberíamos imponer controles, siguiendo el ejemplo de muchos países musulmanes. Al mismo tiempo, tenemos que llevar la batalla al enemigo y hacer un mayor esfuerzo para promover nuestros valores y asegurarnos de que las personas que viven bajo regímenes autocráticos escuchan la verdad.

Debido a las políticas woke, la RAF no cubrió el cupo de pilotos de caza debido a las normas sobre diversidad y minorías. Esto provocó varias dimisiones, pero supone un grave peligro para la seguridad nacional. ¿No deberían las fuerzas armadas mantenerse al margen de todas estas fantasías políticas?

Sí. Aunque las fuerzas armadas reclutan de la sociedad en general, no deberían ser un mero reflejo de ésta, sino promover sus valores esenciales de lealtad, deber, respeto, servicio desinteresado, honor, integridad y valor personal.

¿Dónde reside el mayor desafío para Occidente, en el exterior o en las políticas internas de fronteras abiertas y pactos verdes?

Occidente se enfrenta a múltiples retos, tanto internos como externos. La inmigración masiva y descontrolada de personas de culturas y costumbres totalmente diferentes es una auténtica locura. Mientras que a los auténticos perseguidos se les ofrece con razón refugio, y un pequeño número de otras personas con habilidades o recursos particulares pueden integrarse en nuestras sociedades, somos manifiestamente incapaces de integrar adecuadamente a un gran número de extraños. El efecto son cambios no deseados en nuestros propios sistemas y la pérdida de cohesión nacional en un momento en que ésta es más necesaria que nunca. Las vulnerabilidades y fracturas de nuestra sociedad son explotadas por enemigos externos. Aunque habíamos imaginado que los conflictos entre Estados europeos eran cosa del pasado tras el colapso de la Unión Soviética, la invasión de Ucrania ha supuesto una saludable sacudida. Occidente necesita rearmarse y demostrar la solidaridad y resistencia de sus alianzas, en particular la OTAN. La implicación de la UE, a través de su ambición de defensa autónoma, es una peligrosa distracción al respecto.

En su discurso en Bucarest en el evento MEGA habló de la importancia de reforzar la OTAN. Además de un aumento del gasto militar, ¿qué más hay que hacer para conseguir una alianza fuerte?

La OTAN es una alianza tanto militar como política. Todos los aliados de la OTAN necesitan aumentar la fuerza y capacidad de sus fuerzas armadas y su voluntad política de comprometerlas. También debe prestarse una mayor atención a nuestra capacidad para mantener nuestras fuerzas en combate. Esto implica una gran mejora de la capacidad industrial de defensa, una mayor atención a las reservas de mano de obra y un mayor esfuerzo para educar a nuestra población sobre la importancia de nuestras fuerzas armadas y por qué necesitamos dedicarles más recursos. La opinión pública es a la vez la fuerza y la debilidad de nuestras democracias cuando están sometidas a tensión.

Usted tuvo un rol muy importante en la creación de ECR, ¿cómo ve sus expectativas, y cree que ECR podría, como ha ocurrido en Italia, devolver al PPE al centro-derecha?

Sí, tuve un papel decisivo en la creación del Grupo ECR y de su think-tank asociado, New Direction. Nuestra Declaración de Praga, redactada en 2009, establece los 10 principios básicos sobre los que se fundó el ECR, entre ellos la integridad soberana del Estado nación, el valor primordial de la relación de seguridad transatlántica en una OTAN revitalizada y una inmigración controlada de forma efectiva. Estos principios han resistido la prueba del tiempo y el ECR se ha consolidado como la cara razonable y decente del centro-derecha. Creo que los partidos de centro-derecha aumentarán su representación en el Parlamento Europeo en las elecciones de junio y que esto permitirá al ECR crecer, con la esperanza de volver a ser el tercer grupo más grande del Parlamento. El PPE tiene una opinión contraria sobre las cuestiones fundamentales: en particular, se considera el motor de la integración europea, desea que disminuyan los Estados nacionales y cree en una política de defensa y una autonomía estratégica de la UE que crearían tensiones con Estados Unidos y distraerían de la OTAN. Sus miembros están empezando a darse cuenta de los peligros de la inmigración masiva y, sobre esa base, es posible que busquen una relación más estrecha con el ECR en cuestiones concretas.

¿Sería posible entonces volver a los principios fundacionales de la UE? ¿Pueden los conservadores salvar a la UE de sí misma?

La UE (1993) tuvo varias encarnaciones anteriores, como la CECA (1951) y la CEE (1957). Hay, por tanto, una “mezcla” de principios fundacionales. Originalmente (CECA) pretendía eliminar las rivalidades históricas creando una comunidad económica entre pueblos largamente divididos por sangrientos conflictos. Fue el Tratado de Roma de la CEE el que expresó la determinación de crear una “unión cada vez más estrecha” entre los pueblos de Europa, por lo que la idea de la integración europea y la desaparición del Estado nación estuvo presente desde el principio. El concepto de UE fue impulsado por un grupo muy reducido de intelectuales políticos. Esto sigue siendo así hoy en día. Un mercado común de Estados nación independientes nunca fue exactamente lo que tenían en mente. La realidad es que la mayoría de los europeos sólo quieren una organización de la UE que contribuya a mejorar su prosperidad económica; todo lo demás es superfluo. La UE ha creado su propio impulso y, mientras los alemanes estén dispuestos a seguir pagando, seguirá adelante.

 

This interview was originally published on: “The EPP is just beginning to see the perils of mass immigration”: An Interview with Geoffrey van Orden ━ The European Conservative

Comentarios (0)

Lee también

El peor gobierno posible

El 16 de noviembre, Pedro Sánchez era investido presidente con el apoyo de los comunistas y de todas las fuerzas independentistas presentes en el parlamento español.

Álvaro Peñas

5 min

Corrupción en Portugal: La historia interminable

La actualidad política de Portugal no se libra del fantasma de la corrupción. Por supuesto, ha habido otras noticias importantes, como la adopción de la eutanasia, mencionada al final de este artículo, pero la sucesión de noticias relacionadas con la corrupción ocupa la primer página de todos los periódicos.

Álvaro Peñas

6 min

Oleksandr Shulga: “Occidente debe entender que, a diferencia de Putin, los rusos sí tienen límites”

Nuestra guerra es defensiva y busca expulsar al invasor y demostrarle al régimen y a la sociedad rusa que esta guerra no tiene sentido y que no van a conseguir nada.

Álvaro Peñas

6 min